VESTIGIOS HISTÓRICOS

 
   
  La cortina de la presa. Construida a principios del siglo XX, esta sólida estructura de cantera y piedra retiene y vierte el agua acumulada durante la temporada de lluvias, sobre el arroyo y la cañada del Charco. Es asimismo un mirador panorámico desde donde puede apreciarse, al poniente, una buena parte de la cañada y, al oriente, el humedal y la presa.  
   
 

El tubo de hierro. Este largo acueducto fue construido pocos años después de la presa, para conducir el agua a lo largo de un kilómetro desde la cortina hasta la fábrica textil La Aurora, con propósitos de generación de energía eléctrica. Dejó de funcionar a mediados del siglo XX, debido al agotamiento de los manantiales que alimentaban la presa, así como a su creciente azolvamiento.
 
     
 

El batán. Estructura de piedra en ruinas de la época virreinal, de lo que fue un molino de agua para triturar granos o tal vez para tratar lana, que se movía gracias a la fuerza del agua de un arroyo permanente que existía entonces. Aún puede verse la base del eje de la rueda giratoria y, por encima, parte del acueducto de piedra que vertía el agua sobre dicha rueda. Es un elemento relevante del sitio histórico del Charco del Ingenio.
 
   
 

La hacienda. Vestigios del casco de la antigua Hacienda Las Colonias, localizada en un extremo de la Reserva Norte del Charco, donde subsiste aún una troje provista de una bóveda de cañón. En el área existe una estructura construida por el Jardín Botánico, donde se llevan a cabo mensualmente baños de Temascal.