ÁREAS DE EXHIBICIÓN

 
   
  Jardín de los Agaves. A un lado del Conservatorio, este espacio abierto está dedicado a la familia Agavaceae, cuyas especies se conocen comúnmente como magueyes.  Más de 60 especies mexicanas se encuentran representadas, cuyos usos (alimento, bebida, fibra, medicina) son tan variados como sus formas y tamaños, desde los enormes agaves pulqueros y las altas yucas, hasta las variedades más pequeñas y silvestres.  
 

Jardín de los Nopales. También a un costado del Conservatorio, esta muestra (en etapa de establecimiento) está dedicada al género Opuntia de la familia Cactaceae. Los nopales. son plantas originarias del continente americano y emblemáticas de nuestro país, donde se han registrado más de 80 especies y otras 30 subespecies. Alimento esencial para la fauna, los nopales lo han sido también para los humanos por milenios (pencas y frutos), siendo además una planta medicinal y útil como cerca viva. Junto con especies nativas del Charco, la muestra (financiada por el Sr. George Michelson) incluye ejemplares de colecta de diversas regiones de México –muchas de ellas aportadas por la Dra. Leia Scheinvar, investigadora del Jardín Botánico de la UNAM.
 
   
 

Jardines de Plantas Rescatadas. Áreas dedicadas a ejemplares y grupos de cactáceas y otras plantas suculentas en alguna categoría de riesgo. Fueron colectadas u obtenidas en diferentes operativos de salvamento, derivados de construcción de presas hidroeléctricas, autopistas y desarrollos inmobiliarios. Son dos las áreas de exhibición. Una, cercana al Conservatorio, donde se ubican algunas cactáceas de la región de San Miguel. Otra, más extensa, ubicada en el extremo poniente del Jardín Botánico, contiene conjuntos de plantas de otras zonas áridas de la región, algunas de gran tamaño y muchos años de edad.