SENDEROS PANORÁMICOS

 
   
  La reserva del Charco del Ingenio está surcada por una extensa red de senderos. Además de ofrecer paisajes magníficos, son rutas peatonales de interpretación ambiental que nos permiten descubrir y disfrutar la vida natural del sitio. Los principales son:

Senderos de plantas regionales. Contienen una muestra de árboles, arbustos y cactáceas de la región semiárida, en su mayor parte nativos del Jardín Botánico, además de ofrecer una vista excepcional de los humedales de la Presa las Colonias, así como de la Reserva Norte del Charco. Estos senderos conducen a la Plaza del Garambullo, al Conservatorio de Plantas Mexicanas, a las áreas de exhibición de plantas y a la Unidad de Investigación del Jardín Botánico, a la vez que dan acceso al Parque Landeta.

Senderos de la presa. A lo largo de estas rutas y entre los árboles y arbustos de ambas orillas de este cuerpo de agua, se devela la rica vida silvestre que albergan sus humedales e islas. A partir de la temporada de lluvias y hasta el fin del invierno, es posible observar poblaciones de aves acuáticas, residentes y migratorias, las cuales se refugian y anidan en las islas cubiertas de vegetación.

Senderos sobre la cañada. Son dos las rutas panorámicas que bordean la cañada, una alta y otra baja, desde las cuales pueden observarse las formaciones pétreas del monumento natural. Sobre los acantilados y peñascos crecen cactáceas y otras plantas, y del fondo del cañón emergen copas de altos árboles. A los lados del camino, es visible una interesante diversidad de helechos y otras especies de humedad. También es posible observar las aves de la cañada, y en ocasiones mamíferos y reptiles. Desde algunos puntos se divisa, allá abajo, la poza legendaria que da nombre al sitio: el Charco del Ingenio.

Miradores al poniente. Los senderos de la cañada se prolongan en una zona arbolada con vistas panorámicas. Los acantilados se abren gradualmente hacia el poniente, para descubrir, entre peñascos cubiertos de líquenes, un amplio paisaje que abarca la Presa del Obraje y la ciudad de San Miguel al pie del cerro, el gran valle del Río Laja y el horizonte lejano de la Sierra de Guanajuato. Es muy recomendable visitar esta zona durante la puesta de sol.

Senderos de la Reserva Norte. A través de la cortina de la presa, se accede a esta amplia zona del Jardín Botánico dedicada a la conservación de la biodiversidad y ubicada al otro lado de la cañada y de los humedales. A partir de ahí se despliega una amplia red de caminos, a través de los cuales es posible apreciar el proceso de restauración del ecosistema, a la vez que nos ofrecen vistas extraordinarias sobre la presa, la cañada y, hacia el poniente, sobre la ciudad de San Miguel y los paisajes de lontananza.