EL MATORRAL

 
                                 
 

Extendido sobre las laderas altas del cañón y de la presa, cubre la mayor parte del área de conservación, y configura el paisaje típico del altiplano mexicano. La mayor parte de la flora espontánea es caducifolia o anual, lo cual ofrece un contraste notorio entre la temporada seca y la lluviosa, cuando el monte se cubre de follaje y floraciones multicolores. Sobre el estrato arbustivo y algunas zonas de pastizal, se levantan mezquites y huizaches añosos, junto con algunas cactaceas arborescentes, como los nopales y los garambullos, con su característica forma de candelabro. Además de algunas especies de mamíferos y reptiles, el matorral está poblado por una gran variedad de aves que pueden ser observadas en distintas épocas del año.